Los personajes que habitan en el centro de las dobles páginas

Los personajes que habitan en el centro de las dobles páginas

Posted on Posted in Exposición, Reflexiones
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone

Los personajes que habitan en el centro de las dobles páginas*

EL PADRE

LA MADRE

LA HIJASTRA

EL HIJO

EL MUCHACHO

LA NIÑA

(estos dos últimos no hablan)

De día, sobre un escenario de teatro.

Al entrar en la sala, los espectadores encontrarán el telón levantado y el escenario tal como está de día, sin bastidores ni decorados, casi a oscuras, vacío, para que tengan desde el principio la impresión de un espectáculo no preparado de antemano. Los personajes que habitan en el centro de las dobles páginas aparecerán por la puerta del foro y, renqueantes a causa de su cojera, se situarán en el proscenio desde donde interpelarán a un autor y un editor imaginarios.

EL PADRE. (Sentado, fumando un cigarrillo.) ¡Hemos venido en busca de un autor!

LA HIJASTRA. (Con una alegre vivacidad.) ¡Y de un editor!

LA MADRE. (Rodeando entre sus brazos a LA NIÑA y EL MUCHACHO.) ¡Exacto! Hemos venido a cantarles las cuarenta.

EL HIJO. (Agitado al principio, luego como en una ensoñación.) ¡Así no se puede vivir! Primero nos dibujaron bien, cada miembro en su sitio, ambas piernas igualmente largas… ¡Si hasta parecíamos una pintura de Solana!

LA HIJASTRA. Sí, sí. Pero después llegó aquel editor y bien que nos fastidió.

LA MADRE. (Sollozando.) Nos colocaron en el centro de las dobles páginas y quedamos aplastados; cercenados; contrahechos… ¡Ay!

EL HIJO. Mi pobre madre, reducida a la mitad, ahora apenas puede subsistir con un cuarto de pensión.

LA HIJASTRA. (Susurrando.) A mi hermano, que antes era medio idiota, le cortaron por la parte buena y ahora es tonto por entero.

LA MADRE. (Vehemente.) Lo que pedimos a los editores es que no nos condenen a una vida de estrecheces en el centro de las dobles páginas. ¡Que no sean mastuerzos!

LA HIJASTRA. (Indignada.) ¡Eso! ¡Ni tampoco los autores!

TODOS. (Dando un grito.) ¡Ni los autores!

EL PADRE. (Herido y melifluo.) La vida está llena de infinitos absurdos tan evidentes que ni siquiera tienen necesidad de parecer verosímiles, porque son verdaderos.

Telón.

*Tragicomedia en un acto basada en Seis personajes en busca de autor, de Luigi Pirandello, en el 150º aniversario de su nacimiento.

Esta ilustración forma parte de la exposición «Ilustre anecdotario. Vidas y extraordinarias y portentosas aventuras de los y las profesionales de la ilustración gráfica», organizada con motivo del 20º aniversario de la Associació Professional d’Il·lustradors de València – APIV

***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *